Hacia nuestros 20 años

Hace varios años convocamos, bajo la consigna de "Los nuevos caminos de América Latina" , a un grupo de intelectuales, políticos y representantes de organismos internacionales. Los cambios que se iniciaban, tanto a nivel mundial como en la comarca latinoamericana, inevitablemente iban a incidir en la realidad local, lo que obligaba a asumir el reto de enfrentarlos con la mejor base teórica posible.

De ese primer encuentro, en la capital uruguaya, en las postrimerías de 1996, surgió el "Circulo de Montevideo" , como iniciativa académica destinada a seguir analizando los problemas continentales a través de nuevos encuentros, publicaciones y reuniones técnicas. Desde entonces ha sido una usina de reflexión a propósito de asuntos que podrían englobarse bajo los títulos de: "Estado, mercado y equidad", "Inversión social", "Sociedad civil y partidos políticos", "Integración y cohesión social". Las reuniones de debate se desarrollaron en diferentes países, con las más diversas realidades sociales y económicas, aprovechando el aporte de nuevos integrantes.

A partir de la filosofía democrática y liberal, se comenzaron a buscar nuevos caminos, porque era ostensible que América Latina había entrado en un momento nuevo de su historia. La globalización establecía una nueva frontera del desarrollo de la que nuestros pueblos debían ser partícipes activos.

Innegablemente no faltaban, en vísperas del tercer milenio, desafíos para la reflexión social, económica y política. La idea de democracia y el Estado de Derecho aparecían sin competencia a la vista, pero se advertía en todas partes un creciente desinterés del ciudadano, portador de anticuerpos que generaron un inocultable desencanto por la acción pública, especialmente de los partidos políticos. A este fenómeno negativo se le fueron añadiendo otras fragilidades institucionales, que llevaron a situaciones críticas, como gobernantes electos que no podían terminar su mandato o arrebatos populistas que bajo la formalidad legal violentaban su espíritu.

La economía de mercado, a su vez, también tuvo una afirmación categórica, aun más amplia geográficamente que la democracia política, porque hasta sistemas como el chino se adaptaron a ella. No obstante esa expansión, resultó claro –a poco de andar- que las fuerzas del mercado no eran suficientes para brindar educación, salud o vivienda a los más necesitados. Se intentaba la reversión de la hipertrofia del Estado Benefactor, pero ese proceso no podía desembocar en un desmantelamiento abrupto, generador de inmanejables tensiones sociales.

Esos temas fueron abordados bajo el programa clarividente que ya en su tiempo había establecido Alexis de Tocqueville:

"Instruir la democracia, reanimar si es posible sus creencias, purificar sus costumbres, reglar sus movimientos, sustituir poco a poco la ciencia de los asuntos a su inexperiencia, el conocimiento de sus verdaderos intereses a sus ciegos instintos, adaptar su gobierno a los tiempos y a los lugares, modificarlos siguiendo las circunstancias y los hombres; tal es el primer deber impuesto en nuestros días a quienes dirigen la sociedad. Hace falta una ciencia política nueva para un mundo nuevo".

Proseguimos entonces nuestras convocatorias bajo las consignas de "Globalización y gobernabilidad". En ellas se mantuvo como idea filosófica central la que enuncia el mismo tema de cada una de sus reuniones: "Democracia: nuevos códigos para una idea eterna", "Más allá de las ideologías, el desafío de la competitividad","Estructura financiera, una disciplina necesaria". Igualmente, advirtió tempranamente sobre amenazas latentes a la democracia. Luego se precipitaron los sucesos del 11 de setiembre de 2001, que produjeron tres reuniones plenarias: "Después del 11 de septiembre", "De nuevo un mundo inestable" y "El mundo después del terrorismo". Fueron temas surgidos como imperativos de la realidad, bruscos sacudones que controvertían la idea de aquel sueño de paz que pareció asomar luego de la caída del Muro de Berlín en 1989.

Pensando como Baudrillard en El Crimen Perfecto, que «dada la acumulación de pruebas no hay hipótesis más verosímil que la realidad» el análisis de estos grandes sucesos mundiales nos demostró la obsolescencia de los dogmas antiguos. Se hizo necesario un gran esfuerzo intelectual y un vigoroso impulso político para, sin caer en nuevas concepciones dogmáticas, alumbrar los nuevos caminos que habrían de conducirnos a la consolidación de las democracias, la creación de mercados competitivos, la construcción de sociedades equitativas y cohesionadas y al reconocimiento de América Latina como un actor relevante de la nueva gobernabilidad global. Por lo tanto, el análisis del Círculo se orientó a otros temas: "Estabilidad democrática y apertura: factores imprescindibles para la América Latina del siglo XXI", "¿Cómo aprovechar la bonanza?"y "¿Estamos ante un nuevo ciclo?"

Por estas vías hemos avanzado todos estos años. A veces comparando, a veces proponiendo, en ocasiones partiendo de los desafíos de la realidad o bien construyendo ideas capaces de cambiarla. "Imaginando el contrario se arroja luz sobre la verdad de un objeto" , enseñaba, Aristóteles. Y esto no es sencillo, cuando la democracia de los hombres, llena de las debilidades humanas, se confronta con su imagen teórica o cuando a la economía de mercado no sólo se le pide eficiencia y crecimiento sino también la justicia que antes se le reclamaba al Estado. De todos modos, hemos generado un pensamiento que ha sido acogido en ámbitos diversos con real interés y que pensamos debe seguir desarrollándose en ese mismo sentido. En ese sentido, la experiencia obtenida en los diecisiete años transcurridos desde su fundación deja en claro que el Círculo ha consagrado a sus tareas esenciales más del 90 % de los fondos que se le han confiado, generando una experiencia particularmente valiosa en la administración de proyectos académicos.

Sobre el caudal de realidades y pensamientos recogido a lo largo de estos años se continuó en la labor de acercamiento empresarios - Estado, bajo la premisa de mejoramiento de las realidades sociales. Su preocupación derivó en los encuentros: "Crisis Mundial, antes, ahora y después", "Quince años después. Un mundo en tránsito" y "Despúes de la globalización y la crisis ¿está claro el rumbo? Dudas y certezas".

Marzo 1, 2013
Próxima publicación: "Después de la globalización y la crisis, ¿está claro el rumbo? Dudas y certezas".
Julio 25, 2012
Última Reunión Plenaria. Ciudad de México.
Ver todas las Noticias
Jueves 26 y Viernes 27 de Julio

XVIII REUNIÓN PLENARIA
Ciudad de México

Un Mundo en Tránsito
"Después de la globalización y la crisis,
¿está claro el rumbo? Dudas y certezas".
José Luis Zorrilla de San Martín 248
CP 11300 Montevideo, Uruguay
Tel +598 2712 3113
Fax +598 2712 3116
© 1996 — 2017 Fundación Círculo de Montevideo